VIII- Tu risa

  A mi hermana Carmencita Me gusta tu risa porque estalla como grito de victoria que espanta las penas, aleja los pesares y se burla de los temores. Bendita tu risa aunque rompa la elegancia, la sobriedad de las formas, lo políticamente correcto, las normas de etiqueta e irrespete los pesares ajenos. Me gusta tu…

VII- Pacto entre amantes

  Te lo propuse con el sabor de tu piel aún en mis labios y tu respiración exhalando una melodía de satisfacción. Lo hice en voz baja,  susurrándote al oído como si lo quedo de mi voz amainara la rudeza de la sinceridad. – No te enamores de mi porque yo procurare no hacerlo de…

VI- Carta etílica a los amigos

Inclinó la botella de Whiskey y la mantuvo así aún después de que el último hilillo de licor pareció escapar a toda prisa hasta cuando cayó dentro del vaso. – Ahora sí es la última. – Se dijo para sí y colocó la botella sobre la mesa.  Levantó el vaso y lo observó decepcionado por…

Las ocurrencias de los niños

Añoranzas de un Cronista VII ¿Qué padre, por lo menos una vez, no ha vivido una situación embarazosa originada por esas ocurrencias que sueltan los hijos en el momento menos oportuno Quienes no la hayan padecido les aseguramos que se han perdido de momentos deliciosamente vergonzosos, porque no queda duda que algunas ocurrencias son tan…

V- Mentiras

Pese al respirador artificial que marcaba su obligada respiración, Fabian Montero parecía descansar en su cama del primer piso del Hospital. Su habitación tenía una amplia ventana que daba a un jardín interno, donde todas las mañanas, pájaros y mariposas acudían a juguetear y deleitarse entre trinitarias, cayenas y margaritas. Un espacio natural que le…