Sesenta

  No recuerdo cuando borré del calendario de mi vida la imposición social de contabilizar mi edad con cada año vivido. No, no lo recuerdo, pero tuvo que ser en uno de esos días en los que me visitaron mis musas y estas consiguieron que mi imaginación soslaye la realidad para vivir mi historia, como…