IV-Mas Allá

Imagen. Comparaonline

El avión comenzó a sacudirse de pronto como un autobús recorriendo una autopista llena de baches. Los pasajeros que estaban dormidos se despertaron alarmados por las sacudidas y se aferraron aterrados a las sillas, mientras los que estaban despiertos que veían como el avión se sacudía y los compartimentos de equipaje se abrían de golpe, gritaron desesperados y no dejaron de hacerlo hasta que el avión pareció estabilizarse.

Luego de unos segundos la penumbra que envolvió al avión durante la turbulencia desapareció, dejando paso a una luz brillante que iluminó todo el interior del avión y dejó en evidencia el miedo de los pasajeros, que aun aferrados a las sillas, oraban quedamente.

Julián se sorprendió con lo brillante y el color azulado de la luz que penetraba por las ventanillas e instintivamente se asomó a la suya. El cielo estaba tan despejado que le pareció que el avión no volaba, sino que navegaba por un mar de aguas tranquilas, escoltado por nubes de ángeles que les señalaban el camino.

Imagen. diferentroads.es

Más allá, sobre el despejado horizonte visualizó una autopista con casas y edificaciones blancas construidas a ambos lados,   de las que salían personas de todas las razas que sonriendo le daban la bienvenida.

Sobre el techo de las edificaciones, enormes carteles identificaban la actividad que se desarrollaba en cada una de ellas:

Guardería: cupos disponibles; Escuela: con matrículas todo el año; Hospital: con camas libres y atención gratis; Fabrica: se necesitan operarios, personal de oficina y ejecutivos; Universidad pública: becas y ayudas a estudiantes; Cárcel: con sobrecupos por políticos corruptos; Iglesia: se busca sacerdote, abstenerse pedófilos; Sede de gobierno: con política social.

Sobre el centro de aquella autopista de ideales, un cortejo fúnebre avanzaba lentamente, Julián agudizó la vista concentrándola en el cristal del féretro para visualizar el rostro del difunto y su sorpresa fue mayúscula:

– ¡Coño! soy yo.

Gritó y todos los que le daban la bienvenida asintieron con la cabeza sin dejar de sonreír.

***********************

10 Relatos 10 emociones

Si deseas disfrutar de los otros relatos, adquiere el libro 10 Relatos 10 Emociones en  www.bubok.es

La adquisición es muy fácil y segura. Basta con entrar a la página http://www.bubok.es , y una vez allí ir al apartado Buscar en bubok y escribir allí el nombre del libro, 10 Relatos 10 Emociones. Se desplegará otra página con la portada del libro. Lleva el cursor hasta allí y da un clic y rellenar los pasos para realizar la compra. Al terminar el proceso recibirá un mensaje de bubok con la dirección electrónica desde donde podrá descargar el libro, da un clic en dicha dirección y el libro se le descargara en formato pdf. Guárdelo en su ordenador o en el dispositivo electrónico que usted disponga.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s