Cristina contra el monstruo de los mil pecados

Imágenes con Derecho de Autor

Prohibida su reproducción

En algún lugar del universo, entre la imaginación y la realidad, más allá de lo tangible e intangible y sobre una montaña tan alta, tan alta que tocaba el cielo, estaba la Comunidad de la Fe.

Una fortaleza inexpugnable contra todos los males del mundo, un paraíso de dogmas que hacía a sus residentes invulnerables contra todas las tentaciones de los enemigos.

Durante siglos, todos los años por esta época, una legión de niños de todo el mundo se preparan para ser aceptados como miembros de esa comunidad.

Pero la conquista de ese objetivo no era fácil. Un monstruo de mil pecados había infestado el único camino por el que se llegaba a la comunidad de la Fe, con trampas venenosas y tentaciones de todo tipo para hacerlos indignos de pertenecer a esa comunidad.

Para el año que nos ocupa en esta historia, la legión de niños estaba liderada por Cristina, una locuaz, inteligente y pizpireta niña, quien se había estudiado a pie juntillas, diez antídotos para vencer las tentaciones de aquel malvado monstruo.

Pero de verdad que no era nada fácil, porque cuando aún no habían recorrido la cuarta parte del camino, ya habían utilizado casi la totalidad de los antídotos y Cristina temía que los que le quedaban, no le alcanzasen para el largo tramo que aun les faltaba por recorrer.

Una noche, de las muchas que vivieron durante la larga avanzada hacia su objetivo, Cristina meditaba sobre qué hacer  si se quedase sin antídotos. Le preocupaba terminar sin éxito la misión que lideraba y le entristecía la desilusión que eso ocasionaría en los integrantes de la legión a su cargo.

Después de varias horas de meditación en las que buscó y buscó una alternativa a la que recurrir, que no encontró, lloró y lloró  desconsoladamente al contemplar la posibilidad de abandonar la misión.

Fue entonces cuando una presencia diáfana iluminó la habitación y aunque se sobresalto con ella, se sorprendió de que esa aparición incorpórea, lejos de asustarle, le inspiraba una gran paz, una gran protección y una gran confianza en sí misma, sensaciones que sólo experimentaba cuando estaba en presencia de sus seres más queridos y quiso saber entonces, a quien de ellos pertenecía aquella imagen.

En los primeros que pensó fue en su padre, el Yayo o Papin, pero los descartó porque la imagen no tenía tanta tripa. Será mamá o la abuela, se preguntó?   pero también las descartó porque no había visto que se rascara la cabeza, ni había escuchado ninguna risa. Debe ser entonces la Yaya, se dijo, pero cayó en la cuenta que la imagen al hablarle no la había mimado.

A Mario, su hermano, no lo incluyó en sus posibilidades porque a este lo veía dormido en la cama al lado de la suya, por lo que se le ocurrió que podría ser su Tío Alfon, aunque al mismo tiempo no apostaba por esta probabilidad, porque lo más seguro es que éste, estuviera en otra parte escribiendo una de sus historias.

Al descartar tantas posibilidades decidió agudizar aún más sus sentidos para identificar a quien pertenecía esa presencia y fue entonces cuando descubrió que ésta no permanecía de pie ante su cama, sino que flotaba en su habitación y que no era un cuerpo de hombre ni de mujer y su voz, aunque le escuchaba con nitidez todos los consejos que le daba, no era ni femenina ni masculina.

No revelaré en este relato el misterio sobre la identidad de la presencia que esa noche visitó a Cristina, así como tampoco desvelaré los detalles de los consejos que recibió, pero lo que si les confirmaré es que en una día como hoy, una legión de niños comulgó por primera vez con los demás miembros de la Comunidad de la Fe, liderados por Cristina, a quien un halo de luz coronaba su inocencia.

A Cristina, mi sobrina querida, en el día de su Primera Comunión

Mayo 06 de 2017

Valencia-España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s