EL PODER MÁGICO DE LA CRÓNICA

Palabras de Carmen Peña Visbal

Capitulo III

Añoranzas de un cronista

“Quien no conoce la historia está condenado a repetirla”, dijo el poeta y filósofo español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana… Y quien no puede leer en una crónica una historia está condenado a la noticia escueta del día a día, a trasegar por ríos de tinta plasmados inoficiosamente en las páginas de los diarios.

La crónica, esa nota periodística que permite reencontrar el hilo conductor entre el olvido y la realidad, se erige como la fórmula ganadora para superar estos tiempos de twitts y chats, de palabras mutiladas y mensajes tan breves como el saludo que despide.

‘Añoranzas de un Cronista’, libro de Alfonso Ricaurte Miranda, nace de la necesidad de contar detalles y anécdotas de sucesos, que de otra manera, serían olvidados.

carmen peñaPara Alfonso, escribir es más que una obsesión. Y, escribir crónica, es más que una pasión que le da aliento a los personajes de las historias que saca de las gavetas de los años idos.

Es una fuerza que gravita intacta, a pesar del paso de los años. Recuerdo aquellos días cuando Alfonso se ‘atrevió’ a trasegar la historia de un parricida de origen ucraniano condenado en Barranquilla, y a publicar un libro en el que realiza “cuidadosa descripción de cierto silencio íntimamente ligado a las costumbres de la burguesía ucraniana, desarrollada en campos agrestes y cielo nublado”.

La defensa del oficio de cronista, y de la presencia de la crónica en las páginas de los diarios, es tarea difícil. La crónica, para serlo, debe gozar de estética, investigación, descripción e información. Debe proveernos, en lenguaje sencillo y poético, datos nuevos, sensaciones diversas. Datos, así no sean verosímiles, aun cuando de los que sí tengamos certeza, que nos permita imaginar ese hecho que relata el cronista.

Confieso que es difícil defender el desarrollo de la crónica porque las redacciones de los periódicos están integradas, en buena parte, por relatores del día a día, o por ‘expertos’ a quienes se les olvida que escribir de más genera un impúdico despilfarro de palabras, que incurrir en sensiblerías acongoja inútilmente las almas de ávidos lectores y que los hechos de hoy son la historia que leeremos mañana.

Sin embargo, debemos reconocer que el lector de hoy no tiene los mismos intereses que el de ayer y que su perfil es diferente. Son miles los canales de información a su servicio, lo que nos hace suponer que es más selectivo a la hora de elegir un medio para informarse y una nota para leer.

Pero, también debemos reconocer que en las salas de redacción sobreviven cronistas. Esos periodistas aferrados a la palabra que se niegan a dejarse llevar por la corriente hacia aguas profundas. Esos soñadores que dejan legados, cada vez más escasos, cada vez más inciertos.

Uno de ellos es Alfonso. Un abanderado de la crónica que en las madrugadas madrileñas enfrenta ‘molinos de viento’ mientras el silencio permanece cómplice de sus intenciones.

He creído y creo en la capacidad narrativa de Alfonso. Cuando publicó –en octubre de 1996- el libro con la historia de ‘Juanito’, el parricida, escribí: “Gracias a Alfonso por no dejarse seducir por la pereza, por no dejar que su alma se afectara por la envidia y por superar el miedo a decir verdades –rayos y centellas lo protejan–. Gracias por romper el silencio, que no es en un periodista una virtud”.

¿Cómo decirlo? Alfonso cree en el poder mágico de la crónica y en la necesidad de recuperar su presencia en las páginas áridas de los diarios. Su convicción es íntima y su espíritu es indomable. Para ello propone compromiso desde las salas de redacción.

carmen peñaAlfonso reconoce que las transformaciones generadas por los avances tecnológicos influyen en el lector: “En consecuencia, debe registrarse un cambio en el periodista escrito y en el ejercicio de su profesión, pues está obligado a replantear su misión y entender y hacer entender que lo importante en el nuevo esquema informativo, no es dar el mayor número de noticias a la comunidad, sino orientarla, educarla e, incluso, recrearla”.

Ahora, Alfonso nos entrega una serie de crónicas a través de las cuales podemos explorar esas otras realidades. Entre otras crónicas, en “Los sepelios de los NN. Sin llantos, rezos ni dignidad” relata esos instantes en los que dan cristiana sepultura a aquellos seres no identificados y por quienes no hubo lágrimas en su último adiós, y la impotencia de quienes tienen el deber de identificarlos, pero no cuentan con la tecnología y herramientas necesarias; en “Un fresco recuerdo de Piojó” describe el deterioro ambiental de un pequeño pueblo del Atlántico asediado por la tala indiscriminada; y, en “Gesta de Falcao cambia imagen de colombianos en Madrid. Sus goles tocaron el corazón madrileño”, cuenta las proezas del jugador samario y la influencia positiva para la imagen de Colombia en España.

¡Un brindis por el relato! ¡Por las crónicas que sean motivadas por este esfuerzo periodístico!

A quienes tienen en sus manos el libro impreso o en su computador o tableta el e-book les auguro buenos momentos mientras lo leen. Dejen que las sonrisas surjan y que los recuerdos regresen con el pasar de las páginas.

A Alfonso un abrazo… Gracias por invitarme a ser parte de este proyecto.

Carmen Peña Visbal

Barranquilla, Colombia.

15 de marzo de 2013

Adquiere Añoranzas de un Cronista en http://www.bubok.es

La adquisición es muy fácil y segura. Basta con entrar a la página www.bubok.es , y una vez desplegada ir al apartado Buscar en bubok y escribir allí el nombre del libro. Se desplegara otra página con la portada del libro y aun costado el valor, llevar el cursor hasta allí y dar un clic y rellenar los pasos para realizar la compra. Se deben rellenar todas las casillas indicadas. En algunos países muestra un mensaje en el que advierte sobre los posibles cobros de impuestos por parte de las autoridades competentes en esos países, ignorar el mensaje porque es para los libros impresos no para el nuestro que solo se puede adquirir en formato electrónico y será enviado al correo electrónico que usted indique. Al terminar el proceso recibirá un mensaje de bubok con la dirección electrónica desde donde podrá descargar el libro, dé un clic en dicha dirección y el libro se le descargara en formato pdf. Guárdelo en su ordenador o en el dispositivo electrónico que usted disponga. Una vez recibido el correo dispone de 7 días para descargarlo, transcurrido ese tiempo la descarga caducara.

Un comentario en “EL PODER MÁGICO DE LA CRÓNICA

  1. Pingback: Las ocurrencias de los niños | RELATOS Y EMOCIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s